Mis lecturas actuales y Barra de menú




martes, 17 de abril de 2018

RESEÑA Noches de Neón




Autora: Scarlett de Pablo

Editorial: Escarlata Ediciones, 2018

Rústica con solapas /ebook, 624 págs.

Autoconclusivo

Género: Acción, Romántica, Neo Noir, Crimen


Cuando Butterfly conoce a Blake Novak, un luchador de artes marciales, instantáneamente se siente atraída hacia él. Lo que Blake no sabe de ella es que vive una doble vida, y que debajo de ese encanto infantil y las pelucas de colores, está Mia Gabrielli, la hija de un jefe del crimen organizado.

Lo que se suponía que iba a ser solo un encuentro fugaz, se convierte en el comienzo de una aventura peligrosa cuando el robo de dos millones de dólares vuelve a unir sus caminos.

Mia va a tener que enfrentarse a los enredos y engaños tan propios de su familia, cuando su plan de huir y comenzar una nueva vida se vea frustrado. Subestimada desde siempre como la frágil e inocente hija de Luca Gabrielli, su vida empezará a convertirse en un gran torbellino de acción, donde el dinero, el narcotráfico, los asesinatos y las traiciones sono il pane quotidiano.

¿Y qué pasa con Blake? ¿Encontrará en él al aliado que tanta falta le hace, o se trata solo de otro cabrón más que la quiere manipular?


Empecemos por el principio: lo mío con esta novela sí que fue un instalove nada más ver esta portada de la genialísima Sarima entre las novedades de Escarlata Ediciones, ahora incluso más después de haber terminado el libro, porque aún me maravilla cómo la ilustradora ha sabido incluir todos los elementos relevantes en la novela en tan sólo una imagen y que el resultado sea tan llamativo sin estar recargado. Claro que muchas veces quedamos hipnotizados por la belleza de una portada y lo bonito se queda en la superficie. Sin embargo, aunque no había tenido la ocasión de haber leído a Scarlett de Pablo hasta ahora, algo me decía que podía tener la tranquilidad de que me iba a gustar su historia, aunque sólo fuera por el género. Así que cuando desde la editorial me propusieron leerla, sencillamente tenía que aceptar y tuve la suerte de que casi a la vez Montse del blog Amor y Palabras estaba organizando la lectura conjunta que no me podía perder (con el hashtag #LCNochesDeNeón en Twitter) así que hemos ido comentando a gusto a medida que íbamos leyendo porque por algún lado tenía que salir tanta emoción contenida.

No sé ni por dónde empezar a comentar mis impresiones porque lo único que tengo claro es que aún estoy con los pelillos de punta por la tensión y que me van a durar las emociones un tiempo. Por lo pronto, os pongo en situación con la premisa: Mia Gabrielli, la hija modélica de un capo mafioso lleva una doble vida nocturna cuando se convierte en su alter ego Butterfly. Durante una noche de desfogue con su mejor amiga Charlotte, se encapricha de Blake Novak, un luchador sacado de un anuncio de esteroides que dedica su vida a los combates de lucha libre y artes marciales y que no quiere complicaciones de ningún tipo. Y como los dos van buscando lo mismo, la noche acaba con un revolcón desenfrenado de sexo y alcohol que debía terminar ahí, hasta que todo se complica cuando los dos millones de dólares que le han robado a Luca Gabrielli aparecen en el apartamento de Blake. El pobre no se imagina ni en sus peores pesadillas que se acaba de tirar a la hija del capo que ahora quiere matarle si no recupera su dinero. Llegados a este punto de la historia aquí es donde hay que coger aire porque esto son sólo los primero capítulos y a partir de ahí todo va rodado cuesta abajo y sin renos entre escenas de acción, de engaños, de extorsiones, de amenazas, de ajustes de cuentas, de lealtades ambiguas… Vaya, lo típico cuando te cruzas en el camino de unos mafiosos.

Yo siempre he sido muy asidua al género noir y a las historias de gánsters, en casi todos sus subgéneros (thriller, romántica, histórica…), pero siendo sincera nunca me había cruzado con algo así, porque técnicamente estamos ante una novela romántica pero la acción y la violencia son el motor en el que la pareja protagonista es pura gasolina en combustión desde que se conocen en el primer capítulo. Pese a esos brillis de color rosa chicle y fucsia que se ven en la portada, este romance no se parece nada a un algodón de azúcar: ni blandita ni dulce. Olvidaos de esas relaciones edulcoradas porque si estais esperando la típica historia de la chica buena que hace trastadas para rebelarse y el tipo duro que se reblandece ante su candidez, no es vuestra novela. Esto es acción y química convertidos en violencia y amor, lo que acerca a Mia y Blake más a Bonnie y Clyde que a Romeo y Julieta, por si lo estabais pensando por la sinopsis y ese amor imposible que se deja entrever.

Mia es una protagonista de lujo, fuera de todo cliché y lejos de esas mujeres que se suelen ver en las historias de gángsters, que quieren llevar a sus chicos por el buen camino. Qué va: Mia se rebela contra su mundo no porque no esté de acuerdo con sus “normas” al margen de la ley, sino porque sistemáticamente ese mundo de hombres la excluye por creerla débil y un continuo objeto de protección. Por eso, su vida como Butterfly la ayuda a ser quien realmente es sin esa sobreprotección desmedida por parte de su padre Luca y su mejor amigo Noah McKay. Por su parte, Blake es todo lo contrario: él usa la violencia como profesión y aunque está acostumbrado a recibir golpes en la vida, en todos los sentidos, lo último que quiere es verse involucrado en una trama de narcotráfico con el sindicato del crimen amenazando su vida. Tras cruzarse uno en la vida de la otra, ambos evolucionan de una manera visible ya que el desarrollo de los dos personajes resulta muy marcado a medida que avanza la trama y se van complicando las cosas con la falsa identidad de Butterfly y el instinto de supervivencia de Blake en medio de traiciones, desconfianzas, amenazas y asesinatos. Ambos funcionan tanto por separado como juntos y eso en cuanto al proceso de creación me parece algo digno de adminación.

El secundario más relevante es Noah, que aunque no estuviera pensado como protagonista, yo creo que al final podemos ascenderlo a la categoría de personaje principal porque se lo merece. Este chico es el eterno habitante de la friend zone porque siempre se está debatiendo entre el amor que siente hacia su mejor amiga Mia desde que son unos críos y la lealtad hacia el padre de la chica, dado que es capo para el que trabajan tanto él como el padre de Noah. Su peculiar posición como amigo de la familia y amigo de Mia lo convierte en uno de los peones más importantes de Luca Gabrielli y casi el único en el que confía para mantener a su querida hija indefensa a salvo. Esto hace que el pobre Noah se encuentre siempre entre el amor y el honor, así que asistimos continuamente a sus devaneos por hacer lo correcto, por no defraudar a su jefe, por seguir siendo el chico bueno e inteligente que es mientras intenta conservar su faceta de tipo duro e intimidante por el bien del negocio y por conseguir que Mia lo vea como algo más que un amigo a la vez que la mantiene fuera de todo peligro. Imaginaos el trabajito que tiene el pobre chico para esta última tarea porque Butterfly no se comporta exactamente como todo el mundo cree que se comporta la adorable y sumisa Mia Gabrielli.

Sin embargo, ya os he comentado que esta novela es fuerte en todos los puntos y no sólo mantiene ese listón en una trama trepidante. Por eso, además de estos tres personajes complejos y con una gran construcción y evolución, también el resto de secundarios están a su altura para lograr un resultado redondo. Por ejemplo, el padre de Mia, Luca Gabrielli, podría haberse quedado en un mero adorno de contexto para una historia de mafiosos pero no, igualmente llegamos a conocer sus pensamientos, sus motivaciones y lo que realmente siente porque la autora se encarga de darle bastantes párrafos desde su punto de vista. Y luego varios personajes entrañables como los amigos de la vida nocturna de Butterfly como Ozzie, un descarado traficante; Charlotte, la salida de su mejor amiga o Carmín, una drag queen. De verdad que podían haber sido simples elementos decorativos para embellecer la trama sin que la autora se hubiera tomado tantas molestias en concederles personalidad y no sabéis lo mucho que se agradece este gran abanico de personajes a ese nivel.

Por otra parte, tengo que hacer mención especial a la edición tan cuidada que hay en el interior, con los detalles de inicio de capítulos con símbolos dedicados a Blake y Butterfly. También se agradece que a pesar de que el libro haya quedado bastante gordote, Scarlett de Pablo se haya decidido a publicarlo en un solo tomo, primero por mi salud porque seguro que el estrés que hubiera tenido para esperar la continuación no habría sido bueno, y segundo, porque realmente queda una novela súper completa tal y como está y es sorprendentemente manejable en papel. Probablemente haya opinado con una vena fangirl (de hecho, así ha sido como he ido leyendo esta novela) pero os aseguro que atrapa de forma adictiva desde ese principio atípico en que una noche de sexo entre dos desconocidos se convierte en una relación tan intensa y que se lee a una velocidad muy excitante gracias a esos acelerones de la trama y al buen asfalto que forman los personajes.


Resumiendo un poco, no recuerdo una novela con este grado de adicción en bastante tiempo como si fuera una droga sin adulterar que produce efectos tan estimulantes: trama, personajes, final. TODO te deja con ganas de más dosis y eso es algo extraño en una novela autoconclusiva. Pese a que aún queda bastante año por delante, creo que no me equivoco si digo que se mete de lleno en el ránking de mejores lecturas. Como os comentaba, ha sido la primera novela que leo de Scarlett de Pablo pero si mantiene este nivel en el resto de sus historias, no sé qué hago que aún no las he leído, aunque con su otra saga publicada, Arlia, en mi estantería, ya le estoy poniendo remedio.

*No sabéis lo mucho que le agradezco a Escarlata Ediciones el envío del ejemplar con todos los detalles porque la edición en papel es chulísima.






¿Conocíais esta novela o a su autora?

¿Os gustaría descubrir esta historia de acción y pasión?

viernes, 13 de abril de 2018

RESEÑA Las Diez Mil Vidas de Milo



Autor: Michael Poore
Título Original: Reincarnation Blues
Editorial: Alianza de Novelas, 2018
Traducción: Miguel Marqués Muñoz
Rústica con solapas, 480 págs.
Autoconclusivo
Género: Humor, Paranormal
Milo ha tenido 9.995 oportunidades hasta ahora y le quedan solo cinco vidas para ganarse un lugar en el alma cósmica. Si no aprueba con nota, lo espera el olvido eterno. Pero lo único que Milo quiere es caer por siempre en los brazos de la Muerte. O Suzie, como él la llama. Suzie no solo ha sido la amante de Milo durante sus incontables escalas en la Otra Vida; Suzie es, literalmente, su razón para vivir. Milo va de vida en vida, zambulléndose en una existencia tras otra, y rezando por que llegue el día en que no tenga que volver a separarse de ella. Pero "Las 10.000 vidas de Milo" es más que una gran historia de amor: con cada viaje de la cuna a la tumba, Milo descubre nuevas piezas del increíble rompecabezas cósmico, que solo se revelarán útiles si es capaz de dilucidar a tiempo lo que significa formar parte de algo mayor que el infinito.
Michael Poore nos deleita con el encanto oscuro de las obras de Neil Gaiman y el humor inteligente de Kurt Vonnegut, con una historia sobre todas las cosas que hacen de la vida un acontecimiento profundo, hermoso, absurdo y desgarrador. Porque es algo más que la historia de Milo y Suzie. También es tu historia.
Como me pasa últimamente, esta novela no la conocía hasta que la editorial me la propuso como posible lectura. A diferencia de otras veces, sí que leí la sinopsis porque la portada no me decía mucho del tipo de historia que es aunque el título me diera una pista. A pesar de las comparaciones promocionales que había visto sobre que su estilo recuerda al de Neil Gaiman, yo como no he tenido el placer, no tenía ninguna referencia y ahora echando la vista atrás en mi historial de lecturas, no recuerdo haber leído un libro parecido a este, así que ha sido un registro distinto que me ha encantado descubrir.
Ya se puede ver en la sinopsis que el argumento de esta historia no sigue un patrón claro sino que comienza en una de esas miles de vidas que tiene Milo justo en el momento de morir. A diferencia de otras veces, al llegar al otro lado, recibe la “mala noticia” de que el chollo de vivir y morir indefinidamente se le va a acabar porque sólo le quedan en su bono cuatro vidas más, puesto que está a punto de llegar al tope de las diez mil vidas permitidas antes de pasar a ser NADA. Para ello, al otro lado siempre le esperan la Muerte (obviamente) y un par de seres universales, Nan y Madre, una especie de consejeras espirituales que deben ayudarle a alcanzar la Perfección con cada vida que va gastando. Así que Milo siente que está llegando al final de la partida y que el Game over cósmico se acerca sin ni siquiera haberlo sabido. De repente le entran las prisas por aprovechar mejor sus vidas restantes y por no perder tanto el tiempo con la Muerte, Suzie para él, con quien mantiene una complicada relación desde hace siglos.
Con esta premisa, os podréis imaginar que todo el libro está basado en el humor y en contar todo de una forma muy original. Basta con ver que esa relación romántica que surge entre Milo y Suzie roza de por sí lo absurdo en el sentido cómico, dado que ella es la Muerte, pero claro, como él no para de morir, el roce hace el cariño y ya sabemos… Sus conversaciones también tienen un punto reflexivo aunque velado con esa ironía presente en todos los diálogos (que por otra parte, son muchísimos, porque Milo habla bastante y con cualquiera que se le cruce), con ideas sobre la vida y la muerte, y sobre lo que significa aprender en ese viaje que hay entre medias.
Respecto al estilo del autor, diría que la ironía es su marca característica porque pese a estar contando escenas como una muerte atroz o la preparación de una bomba, el toque personal que le añade al narrar hace que ni siquiera podamos tomarnos en serio lo que estamos leyendo. Además, dado que no estamos ante una novela de personajes, el peso de la novela reside precisamente en su habilidad para contar historias originales en cada vida que nos relata Milo, sin que importe mucho su personalidad o las de sus compañeras en este viaje: Suzie, Nan y Madre. Además es que no hay más secundarios reseñables porque todos los que aparecen están ahí en función de la vida que estemos leyendo y ninguno, aparte de estos cuatro principales, aparece en más de un capítulo, así que no ha supuesto ningún problema el no haberme quedado con casi ninguno de sus nombres porque son demasiados pero son efímeros.
También debo tranquilizaros para que no os asuste el número de páginas que tiene porque os aseguro que está escrito de tal manera que se avanza rapidísimo. Quizás sea su estructura interna, que a pesar de ser una novela con un protagonista único y los secundarios que hay a su alrededor, en el interior hay capítulos únicamente dedicados a alguna de esas diez mil vidas que ha vivido anteriormente y están en forma de relatos cortos, que pueden extenderse hasta 50 páginas, o de párrafos en los que simplemente se norma determinada reencarnación. Todas ellas están marcadas por la originalidad y por la espera de la muerte que sabemos que le llega en cada uno, lo que nos falta saber es el cómo muere. Además, todas las vidas están diseminadas en la línea temporal, es decir, que aunque muera en los años 60 puede reencarnarse dentro de 3 siglos en el futuro y la siguiente vida volver a la Edad Media en el desierto, para que me entendáis (que no siguen un orden cronológico). Con ello, la conclusión que se saca de la novela parece obvia pero nunca viene mal recordarla: aprovecha la vida.
En resumen, una lectura fresca, rápida y diferente que te mantiene entretenid@ durante varios días y que se deja leer como si fuera un libro de relatos. De hecho, a la hora de leerlo, así es como me lo he tomado yo porque podía leer cada capítulo por separado sin que las vidas influyeran unas en otras, como ocurriría con varias historias cortas entrelazadas con un hilo conductor en común. Para mí este sería un libro de descanso, esa lectura que nos ayuda a salir de bloqueos lectores o para desconectar de historias súper complicadas que nos dejan la cabeza echando humo, porque como os decía, a pesar del número de páginas, es una novela ligera y que se puede leer a ratos sin perder el hilo de la trama.
*Termino agradeciendo a Alianza de Novelas por haberme enviado un ejemplar de esta historia con tanta amabilidad.




¿Conocíais esta novela o a su autor?
¿Os gustaría vivir más de una vida y recordarlas todas?

miércoles, 11 de abril de 2018

RESEÑA El Lamento del Chacal



Autora: Estefanía Jiménez

Autopublicado, 2017

Tapa blanda / ebook, 369 págs.

Habitando la Eternidad #1

Género: Romántica, Histórica, Mitología, Fantasía


Ellos eran atlantes, los seres más evolucionados sobre la tierra, pero sus ansias de poder provocaron la destrucción de su gran imperio. No obstante, el hundimiento de la Atlántida no logró erradicar el orgullo y la soberbia. Seth tiene sus miras puestas en Egipto, la tierra que los cobijó y los convirtió en dioses; pero no es la ambición lo que mueve al dios del desierto y el caos, sino el resentimiento y los deseos de venganza. Iris, conocida por los hombres como Sejmet, diosa de la guerra, luchará para evitar que se repitan los errores del pasado. Sin embargo, su inmortal percepción del mundo cambiará al conocer a Khamuni, un astuto prófugo ansioso por demostrar su valía. En un tiempo difícil para el amor o la amistad, el destino unirá a Iris y a Khamuni más allá de la guerra, la muerte e incluso la propia eternidad.


Tenía muchísimas ganas de leer algo de Estefanía Jiménez, aunque previamente a la publicación de esta novela me había llamado la atención su saga Scherzo, que edita Kiwi. El azar quiso que fuera esta novela la que se me pusiera primero por delante y gracias a un sorteo en el canal de Blueberrylis, pudiera leerla antes que las demás. Todo el tema de Egipto y la mitología de cualquier cultura me llama muchísimo, pero si encima está ambientado en la Antigüedad pues me atrae todavía más porque no es que abunden estas historias en la literatura actual. El hecho de que fuera romántica si acaso me hacía ser un poco precavida a la hora de emocionarme porque un romance que no me convenza puede chafarme todo el libro mientras lo estoy leyendo y no lo disfruto tanto.

La historia nos cuenta cómo Iris, la diosa de la guerra Sejmet en su forma humana, tiene que convivir en un mundo de hombres durante una guerra, en parte provocada por el malvado Seth, a quien le encanta crear el caos en el mundo. Ella es una auténtica guerrera con muy buen ojo para el valor y la destreza en el combate. Por eso cuando conoce a Khamuni, un joven avispado que ha escapado de la esclavitud mediante sus artimañas, Iris queda tan impresionada por su labia y su carisma que tras un momento inicial de duda, decide acogerlo en sus filas junto a sus amigos, a quienes Khamuni considera su familia. Claro que Khamuni también ha quedado impresionado con ella así que va a por todas en su meta de conquistarla y le tira los trastos de una forma tan descarada que resulta hasta cómico, mientras ella se sigue resistiendo a los encantos del joven guerrero porque tiene cosas más importantes en las que pensar, como diosa que es.

Así que como veis tiene un poco de todo: acción, humor, amor… Y durante la primera mitad del libro esto es básicamente lo que encontramos de forma que se hace muy ameno. Sin embargo, hacia la segunda mitad todo se vuelve bastante más oscuro y la novela pega un giro hacia una historia más propia de un dramón. También se me escapan las motivaciones del villano Seth y su relación con Sejmet, porque obviamente esta novela tiene muchas licencias de la autora que prácticamente nada tienen que ver con la mitología conocida (prueba de ello es que tenemos alusiones a que los dioses son atlantes y que provienen de la Altántida). Es comprensible porque se trata de novelizar unos mitos pero he tenido la sensación de que no me enteraba muy bien de ese trasfondo y únicamente podía ver que todo se estaba liando de tal manera que el final iba a ser épico. Y así ha sido, pero como os digo, teniendo en cuenta el cariz de comedia romántica con que empieza, no me esperaba para nada que al final terminara corriendo la sangre por todas partes, en sentido figurado y literal.

Por otra parte, ha habido algo que me ha faltado: un poco más de profundidad en los personajes, que por otra parte son demasiados para que todos queden tan bien construidos. Únicamente Iris y Khamuni, los dos protagonistas, tienen un poco de historia personal detrás pero lo que es en la actualidad de la trama, sus personalidades se basan en su relación y eso es algo que si me falta, me suele aplanar bastante una novela. El resto de secundarios están ahí para cumplir sus funciones, como el grupito de amigos de Khamuni aunque es fácil que nos encariñemos de alguno porque la verdad es que aportan algunas de las escenas más divertidas que tiene la novela y que restan bastante dramatismo.

La mano de la autora es súper ágil. A pesar de que lo he ido leyendo lentamente y en días sueltos, no me costaba nada avanzar en el rato que me ponía a leer y eso se debe a que hay multitud de diálogos y párrafos muy cortos. Con sus más y sus menos, no me ha costado realmente leer la novela porque Estefanía Jiménez tiene un toque bastante ameno al escribir que puede deberse a que incluye muchas escenas de acción o en las que continuamente está pasando algo, con pocas reflexiones o párrafos descriptivos. También he notado que pese a la época no utiliza un lenguaje denso ni con datos históricos así que en realidad no sabría si estamos ante una novela propia del género histórico sino que se acerca más al romance paranormal tanto en estilo como en trama.

Por otra parte, necesito destacar la edición interior tan preciosa que la propia autora se ha esforzado en ofrecer. Sencillamente está cuidada hasta el más mínimo detalle, con comienzos de capítulo y separación de escenas con diseños egipcios, todo muy adecuado para ayudar a que la lectura sea si cabe más agradable aún. No sería necesario comentarlo, pero dado la cantidad de prejuicios que siguen rodeando a las novelas autopublicadas, el trabajo de corrección es magnífico, tanto a nivel de ortografía como de puntuación y ortotipografía. Aunque a mí no me sorprende cuando estamos hablando de una autora con varias novelas publicadas a la manera tradicional pero que ha querido embarcarse en esta aventura para que otra de sus historias también pueda ver la luz de forma más sencilla.


En definitiva, ha sido una lectura muy agradable sobre todo porque es una historia completamente original en la que no sabía ni por dónde iban los tiros ni qué iba a ocurrir a continuación escena tras escena. Sin embargo, es una novela con sus altibajos en cuanto a la emoción de la trama porque o bien está muy complicada para entenderla o bien no pasa otra cosa que no sea el romance, mientras nos entretenemos con esos toques de humor y amistad que abundan en la novela. Es una buena recomendación si buscáis algo distinto a lo que se suele ver en el panorama romántico actual porque ni es contemporánea, ni histórica ni la típica fantasía juvenil, así que ya gana en originalidad.

*Muchísimas gracias a Blueberrylis por haber organizado el sorteo y haberme enviado un ejemplar para conocer esta historia.

 


¿Habéis leído alguna otra novela de la autora?

¿Leéis novelas sobre mitología?